Apúntate a nuestro boletín para conocer las novedades Bartleby de primera mano. Sólo tienes que introducir tu correo electrónico aquí:

Suscribirse
Campo 'E-mail suscriptor' obligatorio
No es una dirección de E-mail válida

Te mantenemos al día de la actualidad literaria en este resumen de destacados. También puedes visitar la sección de prensa completa.

# 05/11/2014 Presentación en Madrid 6/11 Enclave de Libros Manuel Rico, director de la colección Bartleby Poesía, y la autora, Cris ... # 19/06/2014 2ª edición de "En legítima defensa" Con una gran afluencia de público se realizó en el café La Cantonada la presentación en Tarragona ... # 17/12/2013 Presentación "Sagrado Corazón 45" en Madrid El 17 de diciembre a las ocho de la tarde presentaremos Sagrado Corazón 45, primer títul ... # 04/03/2013 Presentación en La Buena Vida (Madrid) 5/03/13 Presentamos en Madrid, en la Librería La Buena Vida (metro Ópera), la primera obra del actor y mú ... # 20/02/2013 Presentación en Madrid - Lib. Alberti Paca Aguirre presenta su poemario Los trescientos escalones ...
Introduzca algún texto para buscar
Búsqueda por títulos, autores,ediciones, reseñas... BuscarBúsqueda avanzada
Viene de: Portada>Prensa
El último romántico 01/06/2011Publicado en Revista Mercurio



Asistimos con alegría a la edición de la obra completa de Javier Egea (publicada; la indicación “Volumen I” parece anunciar un segundo con su poesía inédita), precedida además de un brillante estudio por parte del escritor y crítico Manuel Rico.

Aquí tenemos por fin juntos sus libros más conocidos (y mejores), Troppo Mare y Paseo de los tristes; los menos valorados y de difícil acceso aunque no carentes de interés, A boca de parir y Raro de luna; su primer libro Serena luz del viento y los últimos poemas, Sonetos del diente de oro, más la rareza Argentina 78, un intento de poesía social que debe aliento al Neruda de Tercera residencia (la huella expresionista) o al Vallejo de España, aparta de mí este cáliz (las ráfagas surrealistas), aunque sin alcanzar la altura poética de éstos.

Se trata de un gran acierto de Bartleby rescatar a este poeta granadino, fundador de la corriente “la otra sentimentalidad” junto a Luis García Montero y Álvaro Salvador, que partía de presupuestos líricos que evolucionaron y marcaron desde entonces gran parte de la poética española y casi de forma hegemónica (no es que no hubiese otras voces y estilos). Ahora bien, aquella “otra sentimentalidad”, que se alimentaba, entre otras referencias, del magisterio del profesor marxista Juan Carlos Rodríguez y apostaba por una poesía materialista, muy pronto derivó a la “poesía de la experiencia”, tendencia que sólo conserva de los ideales primigenios algunos aspectos formales y temáticos, pero que, como se ha dicho, ha mantenido su poder de convicción y credibilidad en nuestro país desde los ochenta hasta hoy. De ahí la importancia de esta recuperación, pues en el naufragio de aquella deriva pareció quedarse varado, olvidado y muerto (no hay que olvidar su suicidio) el poeta más rebelde, romántico e idealista de su generación: Javier Egea (1952-1999). Muchos cuestionan o ponen de manifiesto (o al menos sugieren su extrañeza) las razones profundas de un olvido o silencio que se ha mantenido hasta ahora. El propio Manuel Rico señala: “…he de subrayar que ese silencio, unido a su ausencia en todas las antologías generacionales de ámbito nacional (…) es una inexplicable anomalía histórica”. El político y escritor Felipe Alcaraz va más lejos en su reciente biografía novelada de Egea y explicita su opinión desde el título: La conjura de los poetas. Y es que Javier Egea se distinguió desde el principio de sus compañeros. Muy pronto se separó de la trayectoria literaria y vital que siguen los otros (marginación o automarginación es otra polémica abierta) y, desde luego, el conjunto de su obra está lejos de la poesía experiencial, salvo en algunos poemas. También es el que más intentó (sin lograrlo) crear desde las ideas del materialismo dialéctico.

Tras la lectura completa de su obra es posible matizar, combatir o estar de acuerdo en las conclusiones de Manuel Rico. Es verdad que su poesía merece la pena por sí misma, que es un buen poeta (a veces irregular, como casi todos), que no es de la experiencia, ni social, sino plural en sus voces: neorromántico, neoclásico, neosurrealista, realista. Y que no hizo una poesía materialista, a pesar del empeño (tal vez utópico), porque no basta nombrar la terminología marxista ni hablar del amor / desamor como estado contradictorio: ya en nuestro Siglo Oro, Lope de Vega lo expuso inmejorablemente en su famoso soneto: “Desmayarse, atreverse, estar furioso, áspero, tierno, (…) mortal, difunto, vivo…”.

Pero sobre todo es preciso decir: bienvenido por reaparecer y perdurar, poeta Javier Egea.

ISABEL PÉREZ MONTALBÁN

Nosotros|Poesía|Narrativa|Blog|Prensa|Boletín|Distribuidores|Contacto
2008 © Bartleby Editores. Todos los derechos reservados
Diseño: Castelló