Apúntate a nuestro boletín para conocer las novedades Bartleby de primera mano. Sólo tienes que introducir tu correo electrónico aquí:

Suscribirse
Campo 'E-mail suscriptor' obligatorio
No es una dirección de E-mail válida

Te mantenemos al día de la actualidad literaria en este resumen de destacados. También puedes visitar la sección de prensa completa.

# 05/11/2014 Presentación en Madrid 6/11 Enclave de Libros Manuel Rico, director de la colección Bartleby Poesía, y la autora, Cris ... # 19/06/2014 2ª edición de "En legítima defensa" Con una gran afluencia de público se realizó en el café La Cantonada la presentación en Tarragona ... # 17/12/2013 Presentación "Sagrado Corazón 45" en Madrid El 17 de diciembre a las ocho de la tarde presentaremos Sagrado Corazón 45, primer títul ... # 04/03/2013 Presentación en La Buena Vida (Madrid) 5/03/13 Presentamos en Madrid, en la Librería La Buena Vida (metro Ópera), la primera obra del actor y mú ... # 20/02/2013 Presentación en Madrid - Lib. Alberti Paca Aguirre presenta su poemario Los trescientos escalones ...
Introduzca algún texto para buscar
Búsqueda por títulos, autores,ediciones, reseñas... BuscarBúsqueda avanzada
Viene de: Portada>Prensa
Javier Egea, al completo 04/04/2011Publicado en Ideal de Granada



La editorial Bartleby recupera, al fin, la poesía completa de Javier Egea (Granada, 1952- 1999), uno de los poetas españoles más importantes de la década de los ochenta y uno de los padres del movimiento poético ‘La otra sentimentalidad’, junto con Luis García Montero y Álvaro Salvador. Hace once años que, en un mes de julio, Egea decidía apearse del mundo, y desde entonces surgieron los intentos por recuperar la obra de este poeta, que formaba parte del poemario de las calles granadinas con el sobrenombre de ‘Quisquete’. Se presentaron reediciones de sus poemarios, algunas de ellas con la incorporación de inéditos, de notas, diarios y demás documentos, pero ninguna edición presentó el corpus total de su poesía.

Este primer volumen compila toda la obra poética publicada en libros por Egea, ordenada cronológicamente según fecha de la escritura, y editada y anotada por José Luis Alcántara y Juan Antonio Hernández García. El volumen se abre con un extenso estudio crítico sobre la obra poética de Egea realizado por el crítico, poeta y narrador madrileño Manuel Rico. En esta primera entrega se incluyen los poemarios: ‘Serena luz del viento’, ‘A boca de parir’, ‘Argentina 78’, ‘Troppo mare’, ‘Paseo de los tristes’, ‘Raro de luna’ y ‘Sonetos del diente de oro’.

El proyecto de Bartleby para rescatar y publicar la obra completa de Javier Egea incluye otros tres libros más: el primero que compilará toda su poesía inédita y los dos restantes dedicados a su obra en prosa. «Es un feliz esfuerzo destinado a reivindicar y situar la voz de Javier Egea en el lugar que le corresponde: entre los mejores poetas españoles de la segunda mitad del siglo XX», señala el responsable de Bartleby, Pepo Paz.

Javier Egea recupera el lugar que merece en la poesía española, según Manuel Rico, «gracias al esfuerzo y la tenacidad de José Luis Alcántara, Helena Capetillo y Juan Antonio Hernández y otros amigos cercanos». «Vuelve el poeta extraño, casi borrado de los mapas poéticos en la década de los noventa, el poeta que se forjó, cultural y sentimentalmente en la Granada de los últimos años de la dictadura y en los primeros de la transición, el poeta del amor agrietado y de los bares últimos, de la infinita soledad y de la renuncia a la clase acomodada a la que, por origen, pertenecía», relata Rico.

«Javier Egea se suicidó en 1999, a la edad de 47 años, y dejó una estela de lectores, de incomprensiones y de textos no publicados que, hoy, demandan justicia. Y la única justicia que cabe hacer a los grandes poetas es la que consiste en situar su obra en el lugar que le corresponde en el universo al que perteneció y en condiciones de ser leída, gustada y valorada por las nuevas generaciones», señala Manuel Rico.

El Javier Egea poeta se gestó en los años setenta granadinos y su efervescencia cultural, y sobre todo poética, pero también con el telón de fondo de las protestas y de las muertes de los sindicalistas a manos de las ‘fuerzas del orden’ de la dictadura franquista.

Otra sentimentalidad
Era la Granada en la que convivían revistas como ‘Tragaluz’ (donde Javier publicó su primer poema en 1970); ‘Poesía 70’, dirigida por Juan de Loxa; y el hervidero de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad. «Surgió –escribe Manuel Rico– el fermento para una poesía distinta, que se abriría paso en los primeros años ochenta y en la que la subjetividad del poeta no podía sustraerse de la consciencia de la realidad colectiva». Althuser, Gramsci, las elaboraciones teóricas de Juan Carlos Rodríguez, más tarde Luis García Montero, Álvaro Salvador y Jiménez Millán, y el encuentro con los poetas y narradores vivos de la Generación del 50 en la Universidad fueron cruciales en la carrera literaria del granadino. «Javier Egea surgió de ahí. De esa tolva de acontecimientos y experiencias personales y colectivas. Y se hizo poeta de la soledad, se convirtió en el poeta que nos hablaba del amor nacido en habitaciones de una hora en alguna pensión perdida al final de una calle que lleva al descampado, el poeta que nos familiarizó con el Paseo de los Tristes o con los atardeceres que conducían a sórdidas noches de alcohol y desamor, con la soledad del mar y con las decepciones colectivas », comenta Manuel Rico.

Rebeldía y soledad
En palabras del especialista, la poesía de Egea «se diferenció de la de sus compañeros de la Otra sentimentalidad’ no por el anecdotario de su biografía, ni siquiera porque él, como ciudadano, se mantuvo siempre en una actitud de insumisión y rebeldía, de comunista insobornable (y decepcionado, todo hay que decirlo, del mundo literario no sólo granadino), sino porque supo combinar, en sus poemas, realidad e irracionalidad, claridad y oscuridad, emoción e incertidumbre, amor y desamor, vida y muerte».

En opinión de Manuel Rico, el poeta granadino «hizo una poesía de la complejidad, que no rehuyó el apunte surrealista o la veta visionaria pese a contar con un eje vertebral esencialmente realista». «Un libro como ‘Troppo Mare’, –añade– o gran parte de los poemas de ‘Raro de luna’, son inclasificables desde la óptica de la poesía figurativa».

Rico califica la poesía de Javier Egea de «total, poliédrica, civil e intimista a la vez. Una poesía perturbadora, extraña, rara, a veces fantasmal y a veces clásica sin parentesco alguno en los poetas que lo acompañaron en su peripecia vital y literaria».

Egea, dicen los especialistas, se mantuvo fiel al compromiso marxista y se decidió por una poesía social frente a quienes, según él, se doblegaron a los socialdemócratas liderados por Felipe González. Más allá de estas consideraciones, se encuentra su poesía, «en su dimensión más profunda, más perturbadora e inquietante, porque es una poesía que emociona, que conmueve, que conecta a la perfección con la ‘honda palpitación del espíritu’ o con la ‘palabra en el tiempo’ a que se refiriera Antonio Machado», relata Rico.

JUAN LUIS TAPIA

Nosotros|Poesía|Narrativa|Blog|Prensa|Boletín|Distribuidores|Contacto
2008 © Bartleby Editores. Todos los derechos reservados
Diseño: Castelló