Apúntate a nuestro boletín para conocer las novedades Bartleby de primera mano. Sólo tienes que introducir tu correo electrónico aquí:

Suscribirse
Campo 'E-mail suscriptor' obligatorio
No es una dirección de E-mail válida

Te mantenemos al día de la actualidad literaria en este resumen de destacados. También puedes visitar la sección de prensa completa.

# 05/11/2014 Presentación en Madrid 6/11 Enclave de Libros Manuel Rico, director de la colección Bartleby Poesía, y la autora, Cris ... # 19/06/2014 2ª edición de "En legítima defensa" Con una gran afluencia de público se realizó en el café La Cantonada la presentación en Tarragona ... # 17/12/2013 Presentación "Sagrado Corazón 45" en Madrid El 17 de diciembre a las ocho de la tarde presentaremos Sagrado Corazón 45, primer títul ... # 04/03/2013 Presentación en La Buena Vida (Madrid) 5/03/13 Presentamos en Madrid, en la Librería La Buena Vida (metro Ópera), la primera obra del actor y mú ... # 20/02/2013 Presentación en Madrid - Lib. Alberti Paca Aguirre presenta su poemario Los trescientos escalones ...
Introduzca algún texto para buscar
Búsqueda por títulos, autores,ediciones, reseñas... BuscarBúsqueda avanzada
Viene de: Portada>Prensa
Un libro singular que parte de la actual superación de géneros literarios a favor del mestizaje 28/01/2011Publicado en El Cultural, El Mundo



Jorge Urrutia (1945, Madrid) es poeta de reconocida trayectoria, autor de varios libros de poesía, desde El grado fiero de la escritura (1997) hasta El mar o la impostura (2004), además de su acreditado trabajo como teórico y crítico literario. Hasta ahora su cultivo de la prosa de creación se limitaba a La travesía (1967), que el yo narrador de esta segunda incursión prosística recuerda en el fragmento dedicado a los “Motivos de la escritura” (p.83).

De una edad tal vez nunca vivida es un libro singular que parte de la actual superación de géneros literarios en favor del mestizaje y la hibridación formal en busca de un texto proteico por multigenérico. Su narrador y protagonista lo presenta como unas memorias, “estas memorias”, “mis memorias” (pág.115), por la relación con otros personajes muy cercanos, sobre todo con los de su familia. Mas, con ser esto así, hay también una figuración narrativa del yo muy cercana a la autobiografía pero que no siempre se somete al pacto autobiográfico que lo obliga a la verdad, sino que se complace en recrear su pasado con la subjetividad del poeta entreverada de sus imaginaciones y ensueños. En suma, estamos ante una especie genuina de autoficción mixta, con recreación memorial de lo vivido y lo soñado, empeñada en “contar una historia fragmentaria que el lector una luego con el pegamento de sus propios recuerdos y la amalgama de sus fantasías” (p. 115). Por ello me parece tan pertinente recordar aquí aquellas palabras en las que Lobo Antunes proclama que la literatura no es más que memoria fermentada por la imaginación.

El eje vertebrador de esta subjetiva recreación memorial está constituido por los recuerdos del yo narrador y protagonista  durante su infancia de la posguerra española. Muchos rasgos del yo narrador coinciden con los del autor: se llama Jorge (p. 56), es hijo del poeta Leopoldo de Luis (su apellido era Urrutia y había hecho la guerra con el ejército republicano) y exhibe su condición de escritor.

El libro está compuesto en breves secuencias que podemos agrupar en tres partes. La primera se centra en el recuerdo de la peripecia del padre, represaliado en la posguerra. En la segunda, más amplia, que constituye el cuerpo centran del libro, se suceden múltiples textos fragmentarios y de diferente naturaleza, con recuerdos y reflexiones acerca de la infancia en la posguerra (situaciones familiares, celebraciones navideñas, etc.), narraciones y leyendas, descubrimiento de la lectura, de la poesía y del amor, búsqueda de un estilo propio en la escritura, entre otras cuestiones de índole literaria y existencial. En todo ello se imponen dos apreciaciones de conjunto. Una es la admirable figura del padre, a quien este hermoso libro rinde un sentido homenaje: “Mi padre fue una mano que busco en cada aurora”. Y la otra característica está en el aliento poético, la vena lírica que impregna tantas páginas de prosa poética, con abundancia generosa de versos de creación propia y con citas de otros de poetas admirados.

La tercera parte, más breve, está formada por tres textos a modo de epílogo en donde el yo narrador reflexiona sobre la soledad y la muerte, pare terminar refugiándose en el poder salvador de la literatura y, al cabo, en un canto a la vida, pues “quedan los lugares, la amistad y el recuerdo. Porque la vida hizo en mí su nido” (pág. 137).

ÁNGEL BASANTA


Nosotros|Poesía|Narrativa|Blog|Prensa|Boletín|Distribuidores|Contacto
2008 © Bartleby Editores. Todos los derechos reservados
Diseño: Castelló