Apúntate a nuestro boletín para conocer las novedades Bartleby de primera mano. Sólo tienes que introducir tu correo electrónico aquí:

Suscribirse
Campo 'E-mail suscriptor' obligatorio
No es una dirección de E-mail válida

Te mantenemos al día de la actualidad literaria en este resumen de destacados. También puedes visitar la sección de prensa completa.

# 05/11/2014 Presentación en Madrid 6/11 Enclave de Libros Manuel Rico, director de la colección Bartleby Poesía, y la autora, Cris ... # 19/06/2014 2ª edición de "En legítima defensa" Con una gran afluencia de público se realizó en el café La Cantonada la presentación en Tarragona ... # 17/12/2013 Presentación "Sagrado Corazón 45" en Madrid El 17 de diciembre a las ocho de la tarde presentaremos Sagrado Corazón 45, primer títul ... # 04/03/2013 Presentación en La Buena Vida (Madrid) 5/03/13 Presentamos en Madrid, en la Librería La Buena Vida (metro Ópera), la primera obra del actor y mú ... # 20/02/2013 Presentación en Madrid - Lib. Alberti Paca Aguirre presenta su poemario Los trescientos escalones ...
Introduzca algún texto para buscar
Búsqueda por títulos, autores,ediciones, reseñas... BuscarBúsqueda avanzada
Viene de: Portada>Prensa
C. K. Williams en 7de7 09/06/2008Publicado en 7de7



La poesía norteamericana se pone cada vez más seria, más importante, y requiere lectores valientes dispuestos a sentir pero también a juzgar, juzgar a los poemas y a los poetas, a juzgar sus vidas. La obra de muchos de los últimos poetas norteamericanos son crónicas de sus vidas, de sus cambios, de sus procesos, de sus historias de amor, parecen querer ser juzgados, enseñan lo que han conseguido y lo que no y nosotros pensamos, quizá debería haber sido de otro modo, o en ese momento deberías haber hecho otra cosa. Quieren abolir toda la distancia entre la poesía y la vida, pero sin simplificar una ni otra, recogiendo su complejidad, viéndola desde todos los lugares, todas las alturas. Hablamos de los grandes, Sharon Olds, Jane Kenyon, Donald Hall, Mary Oliver, o el propio C.K.Williams. Vida, vida pura de hombres y mujeres que se colocan en sitios difíciles para dejarnos en lugares imposibles. No nos quedan armas para enfrentarnos a C.K.Williams, sólo entregarnos, e ir dándonos cuenta de que el poeta se expone para ser destrozado, no para darnos ninguna esperanza.

Antes de nada es necesario decir que El canto es uno de los mejores libros que se ha publicado este año en España. Lo es por su precisión, por la maestría de Williams para jugar con todas las cosas del mundo, porque consigue siempre ser nuevo hablando de temas como la muerte, en la “Elegía a un artista”, porque contiene poemas que pasarán a la historia como “Esto ocurrió” o “Oh”, porque nos lleva y nos trae, nos agita, no nos deja descansar, y sobre todo, porque nos hace pensar qué es la buena poesía, qué son los buenos poetas, y si sirve de algo la buena poesía, el poema acabado y perfecto, bombas tan bellas que da pena lanzarlas.

C.K.Williams, nos enfrenta a los grandes temas como el amor y la muerte, con una gran limpieza y claridad, parece vivir las cosas con una emocionante calma, nos deja ir más allá y a medida que leemos esa vida que parecía perfecta se nos revela como la más imperfecta, sus decisiones parecen haber sido siempre las peores. Es un hombre aplastado por su época, por los acontecimientos, por el talento de los demás, por lo extraño. Así ocurre por ejemplo en el poema dedicado a Harold Brodkey. Estos son los grandes poemas de un hombre normal que, probablemente hubiese deseado ser un gran hombre, y escribir peores poemas. Falta celebración, falta espectáculo, falta escándalo en estos poemas, faltan las nuevas formas de vivir y de amar de Mary Oliver, los nuevos pensamientos, la violencia extrema, la disolución del pensamiento común, la locura.

Williams es un poeta discreto, europeo en sus referentes y en sus gustos, que, en mi opinión no recoge su país ni su época, sólo se recoge a si mismo. Williams nos cuenta historias para que entendamos su vida, pero la vida no se cuenta sólo con historias, con gestos, hace falta hacer equilibrios con las palabras y los ritmos y los cantos, para entender verdaderamente una vida. Hace falta algo más que comprender o rendirse al otro, o que reconstruir tu historia y tu pasado, en estos poemas falta lo oculto, esa “nada de inagotable secreto” de Ungaretti.

El canto es una disculpa, un ajuste de cuentas, una reparación, cuando los hombres grandes que conocimos van muriendo y ya no pueden respondernos. Pareciera que es algo que nos rodea lo que nos hace infelices, que todo está cargado y apenas podemos respirar, y es verdad, pero a pesar de ello nosotros somos absolutamente culpables, por no quitarnos la historia de encima, por no ser más oscuros, más complejos, más interesantes. Williams sabe cómo poner a salvo las palabras, de qué hay que hablar, qué es lo que importa, ha pensado en los demás pero no ha vivido con ellos ni por ellos, no ha vivido los encuentros decisivos que hacen que una vida explote y brille por encima de las demás.

A Jaime Priede hay que darle las gracias por atreverse una y otra vez, por ser libre, por entender el espíritu de todos los poetas que ha ido traduciendo, C. K. Williams, Raymond, Carver, Anne Michaels, construyendo un estilo reconocible y valiente, y consiguiendo en algunas ocasiones lo que todo traductor debiera perseguir, mejorar el poema original.

Uno se convierte en un gran poeta, en un gran poema, cuando se acierta completamente, o cuando te equivocas absolutamente, pero uno no se convierte en un gran poeta con pequeños aciertos ni con pequeñas equivocaciones. No acabamos de saber nunca qué es lo más grande que C. K. Williams ha hecho en su vida, por qué sigue viviendo, cuál es su gran obra, de qué trata exactamente su vida. Y aún así, El canto es una maravilla, por eso es tan grande la poesía. PABLO FIDALGO

Nosotros|Poesía|Narrativa|Blog|Prensa|Boletín|Distribuidores|Contacto
2008 © Bartleby Editores. Todos los derechos reservados
Diseño: Castelló